jueves, 6 de marzo de 2008

"Nostalgia de la tierra", de Jules Supervielle*





Un día diremos: “Era el tiempo del sol

acuérdense, él va a aclarar la menor ramilla
tanto a la anciana como a la joven asombrada,
él sabía dar su color a cada objeto en que se posaba,
él seguía el galope del caballo y se detenía con él.
Era el tiempo inolvidable en el que estábamos en la Tierra,
cuando cualquier cosa hacía ruido al caer,
nosotros mirábamos por todas partes con nuestros sabios ojos,
nuestros oídos entendían todos los matices del aire,
sabíamos de lejos cuando venían los pasos de los amigos,
podíamos tomar lo mismo una flor que un guijarro del río
era el tiempo en que no podíamos atrapar el humo,
que es todo lo que nuestras manos pueden atrapar ahora”.






Publicado en el libro EN EL MUDO CORAZÓN DEL BOSQUE, el año 1997















* Este poema aparece erróneamente adjudicado a Jorge Teillier desde la edición de 1997 hasta ahora que subsanamos tal error al conocer la verdadera autoría del poema, que es una versión de Teillier de "Le regret de la terre" (1934), que en rigor significa "La añoranza de la tierra".