miércoles, 18 de junio de 2008

"Detrás de mí", de Jorge Teillier






La que fue vuelve llorando,
            y no hay manera
de aplacar su pena sola.
La que fue viene llorando, de nuevo es niña.
Sólo una niña que no puede con la tarde.

Le diría que se fuera,
que ya no tengo más aquellas memorias
con puentes y fogatas, donde la luz del día revivía,
donde pasaba un ángel en la noche de San Juan.

Pero no tengo valor para volverme.
Ella me toca el hombro y se detiene
estremecida; nada entiende, y llora.
Cómo puedo tener un rostro yo para enfrentarla.

Y se queda. Y se queda. Y luego calla.
Una luz final vacila,
el viento se levanta, un muro se alza.

Y ella no es más que una niña desvalida
que no puede sobrevivir a cada tarde.







Publicado en el libro EN EL MUDO CORAZÓN DEL BOSQUE (1997).