sábado, 2 de febrero de 2008

"A Darío, mi nieto que aún no sabe leer", de Jorge Teillier




Desde el campo junto al otoño con olor a jacarandá
            y buganvilia
Saludos te envía el Perro Toby
A quien amabas como tu tío Sebastián ama a las plantas
Saludos te envía el Gato Pedro
Que ronroneaba bajo tu mano
Te recuerdo en la limpia y clara mañana
Acompañando al jardinero
A llevar leña en la carretilla
Hijo del futuro
Vuelve a Lautaro
A la casa de madera de los antepasados
Al lado de la línea férrea
Remarás en el Cautín aún no contaminado
Son los deseos de quien no teme repetirse
Vuelve al pasado
Acuérdate “que hay que tener un hijo, escribir un libro,
            plantar un árbol”
Sé digno de tu nombre y te digo en nombre de Vallejo
“Darío de las Américas Celestes”.





* Poema publicado en HOTEL NUBE, el año 1996.

* Jorge Teillier tuvo dos hijos (Sebastián y Carolina) con Sybila Arredondo, con quien estuvo casado siete años. Sebastián (nacido el 22 de mayo de 1956 en Lautaro, Chile, el año de Para Ángeles y Gorriones) tiene estudios primarios y secundarios en Santiago, Lima, Lautaro y Bucarest (Rumania), mientras que los universitarios los realizó en Bucarest, Rumania. Biólogo, con especialidad en botánica, particularmente sistemática y taxonomía, es decir, evolución y clasificación de las plantas. Coquetea con la literatura traduciendo del rumano al castellano y viceversa. Soltero con un hijo putativo llamado Alejandro y una nieta guapísima, de nombre Danae. Carolina (nacida el 4 de noviembre de 1957) es madre de Tamia, Adrián Portugal y Darío Pedraglio, de 31, 30 y 17 años a la fecha (23 de abril, 2008).

* El gato Pedro era la mascota de Teillier. Supongo que el perro Toby tambíén.

* Lautaro es un nombre proveniente del mapudungun Leftraru, que significa "Traro veloz" ('
Traro' es un ave rapaz de gran tamaño, de la familia de los falcónidos es también llamado carancho, caracara moñudo, guarro y moñudo.) Así fue llamado el gran cacique mapuche, genial estratega de mediados del s. XVI que se opuso a la invasión española durante la Guerra de Arauco. En su honor se le da el nombre de Lautaro al poblado en el que nació Jorge Teillier. Está ubicado en la Provincia de Cautín, en la Región de la Araucanía, y fue fundado el 18 de febrero de 1881 por Manuel Recabarren.

* El río Cautín (junto al río Quillén) bordea el límite norte de Lautaro.

* "Hay que tener un hijo, escribir un libro, plantar un árbol” es un refrán popular atribuido ligeramente a José Martí. Él da cuenta de una actitud anterior como queda demostrado en el siguiente fragmento del discurso pronunciado por el cubano el 21 de marzo de 1881 en Caracas, Venezuela: "Y vi entonces, desde estos vastos valles, un espectáculo futuro en que yo quiero, o caer o tomar parte. Vi hervir las fuerzas de la tierra; y cubrirse como de humeantes desfiles de alegres barcos los bullentes ríos; y tenderse los bosques por la tierra, para dar paso a esa gran conquistadora que gime, vuela y brama; y verdear las faldas de los montes, no con el verde oscuro de la selva sino con el verde claro de la hacienda próspera; y sobre la meseta vi erguirse el pueblo; y en los puertos, como bandadas de mariposas, vi flamear, en mástiles delgados regocijadas, alegres y numerosísimas banderas; y vi, puestos al servicio de los hombres, el agua del río, la entraña de la tierra, el fuego del volcán. Los rostros no estaban macilentos, sino jubilosos; cada hombre, como cada árabe, había plantado un árbol, escrito un libro, creado un hijo; la inmensa tierra nueva, ebria de gozo de que sus hijos la hubiesen al fin adivinado, sonreía; todas las ropas eran blancas; y un suave sol de enero doraba blandamente aquel paisaje. ¡Oh! ¡qué Calvario hemos de andar aún para ver hervir así la tierra, y correr, por entre nuestras manos, como el agua del río, el fuego del volcán! Mas, como no ha de haber obra atrevida, que, a pesar de sí mismos, si oponerse a sí mismos se les antojara, no puedan realizar cumplidamente los hijos de Bolívar, sus primogénitos, sus herederos obligados, los ejecutores de su voluntad: como no ha de haber fuego potente que no encienda en sus almas nobles los ojos fulgurantes de sus damas, para luchar briosamente ante los cuales quisiera el brazo los tiempos de los antiguos caballeros, los de banda al cinto, armadura de hierro, y barba de oro, como la voluntad humana basta a entorpecer o acelerar el porvenir nunca a impedirlo; bien haya ese calvario que así ha de dar espacio a probar la fortaleza de nuestros hombres, y la energía de nuestra voluntad. Basta, para ser grande, intentar lo grande. Y yo tomo mi cruz humildemente; y la rocío con las amargas lágrimas del desconocido, y ayudaré a este pueblo en sus trabajos... (Las negritas son mías).

* César Abraham Vallejo Mendoza (Santiago de Chuco, 16 de marzo de 1892 - París, 15 de abril de 1938) fue un extraordinario escritor peruano, aunque destaca ostensiblemente como poeta. Sus obras más conocidas son Los heraldos negros (1918), Trilce (1922), España, aparta de mí este cáliz y Poemas humanos, siendo póstumos estos dos últimos. “Darío de las Américas Celestes” es un verso que escribió en el poema "Retablo", de Los heraldos negros. El poema dice así: "Yo digo para mí: por fin escapo al ruido; / nadie me ve que voy a la nave sagrada. / Altas sombras acuden, / y Darío que pasa con su lira enlutada. // Con paso innumerable sale la dulce Musa, / y a ella van mis ojos, cual polluelos al grano. / La acosan tules de éter y azabaches dormidos, / en tanto sueña el mirlo de la vida en su mano. // Dios mío, eres piadoso, porque diste esta nave, / donde hacen estos brujos azules sus oficios. / Darío de las Américas celestes! Tal ellos se parecen / a ti! Y de tus trenzas fabrican sus cilicios. // Como ánimas que buscan entierros de oro absurdo, / aquellos arciprestes vagos del corazón, / se internan, y aparecen… y, hablándonos de lejos, / nos lloran el suicidio monótono de Dios!//". (Las negritas son mías).


© Notas de Juan Carlos Villavicencio








* Mis agradecimientos a Carolina y Sebastián Teillier por ayudarme a confeccionar mejor esta nota.