martes, 23 de octubre de 2007

Nota sobre el autor







Jorge Teillier nació en Lautaro, el 24 de Junio de 1935 (día de la muerte de Carlos Gardel). Estudió en los Liceos de Lautaro y Victoria, y cumplió su aspiración de niño de estudiar Pedagogía en Historia en la Universidad de Chile, pero sólo ejerció un año el magisterio. Luego ingresó a la redacción del "Boletín de la Universidad de Chile", del cuál llegó a ser Director.

Ha publicado ocho libros de poemas, desde Para ángeles y gorriones (1956) hasta Muertes y maravillas (Editorial Universitaria, 1971) y la antología Los trenes que no has de beber... (San Salvador, 1977, selección de textos e ilustraciones de Germán Arestizábal).[1]

Algunos de sus poemas han sido traducidos a varios idiomas, desde el inglés y el francés hasta el eslovaco y el sueco, pasando por el italiano y el rumano. Sin embargo, le hubiera gustado ser traducido al piapamento y el malgache.

Tiene dos hijos, Sebastián y Carolina, y una nieta, Tania Portugal, nacida y residente en Lima.

Relee más que lee, lo que le parece un signo de precoz envejecimiento. Actualmente a Nicolás Garín, Conrad, Hans Fallada, Raymond Chandler, Gaston Leroux, Gonzalo Bulnes.

Le gusta visitar los supermercados, pasear por el Metro, ver jugar dominó a los amigos. Suele apostar con muy mala suerte a la Polla Gol y es partidario de la Universidad de Chile, el Green de Temuco y el Celta de Vigo.

Ha extraviado su pasaporte y su carnet de identidad.

Suele participar en concursos poéticos y ha obtenido algunos premios, desde el Canto a la Reina de la Primavera de Victoria en 1952 hasta el Canto al Sesquicentenario de la creación de la Bandera Nacional (1967) y el 1er. Premio de los Juegos Florales de la revista "Paula" en 1976, entre 4000 participantes. Le gustaría ver aparecer un Ovni, como el que vio en su ciudad natal a mediodía del mes de enero de 1958; hacer un viaje en velero hacia Chiloé, y uno en el ferrocarril de Temuco a Carahue, la "Ciudad que Fue". [2]



Jorge Teillier, San Pascual de Las Condes, Santiago, Noviembre de 1977.




En Para un pueblo fantasma, 1978.







Notas del editor


[1] Entre los textos citados por Teillier, publicó El cielo se cae con las hojas (1958), El árbol de la memoria ( 1961), Los trenes de la noche y otros poemas (1961), Poemas del País de Nunca Jamás (1963) , Poemas secretos (1965) y Crónica del forastero (1968). Además -después-, escribió los poemarios Para un pueblo fantasma (1978), Cartas para reinas de otras primaveras (1983), El molino y la higuera (1994) y las obras publicadas póstumamente Hotel Nube (1996), La Isla del Tesoro (con Juan Cristóbal, poeta peruano, 1996) y En el mudo corazón del bosque (1997). Fueron publicados, también, La confesión de un granuja (traducción y antología con Gabriel Barra del poeta ruso Serguei Esenin, en 1973), Los dominios perdidos (antología a cargo de Erwin Díaz, en 1992), Le petit Teillier illustré (edición de Jorge Teillier y Germán Arestizabal con dibujos de Arestizábal, en 1993), La invención de Chile (con Armando Roa, en 1994), Poesía universal traducida por poetas chilenos (1996), Prosas (recopiladas por Ana Traverso, en 1999), Entrevistas, 1962-1996 (recopiladas por Daniel Fuenzalida, en 2001) y Lo soñé o fue verdad (Conjunto de poemas inéditos, primeras [o ciertas] versiones y poemas facsimilares, en 2003).

[2] Jorge Teillier murió en Viña del Mar, el 22 de abril de 1996.